martes, 30 de julio de 2013

Dulce y abstraída

Te imaginas un paisaje de ensueño
y unas playas cercanas a la ilusión,
donde el azul ostenta manso cielo
y la arena pálida convoca al amor...
¿Qué...? respondes dulce y abstraída,
callas... y te fugas en silente fantasía.

Te imaginas un paradisíaco romance,
de fragancias desnudas que se tientan,
de emociones sensuales que se atraen,
de sendos corazones que se entregan...
¿Qué...? respondes dulce y abstraída,
callas... y te fugas en silente fantasía.

Te imaginas un crepúsculo perfecto:
el rey dorado cae, e incendia el mar;
la pasión cae, e incendia los cuerpos,
sólo los dos, y nuestro deseo de amar...
¿Qué...? respondes dulce y abstraída,
callas... y te fugas en silente fantasía.

¡Te imaginas a los amantes selectos
rindiendo pasional tributo a su amor!
¿Qué...? Respondes dulce y abstraída,
y ahora no enmudeces y suplicas:
- “¡Continúa hablando, por favor,
se elevan mis más dulces fantasías
atadas al encantamiento de tu voz!”

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada